Disco Exprés — Agosto 4, 1972. Vicente Romero, enviado especial
Exclusiva desde Radio Luxemburgo
El nuevo «niño mimado» de la música inglesa
RORY GALLAGHER
Es irlandés de corazón y presencia. Tiene veinticuatro años, aunque no aparenta más de veinte. Siempre va vestido de una misma forma: traje, traje vaquero con botas de campo. Su aspecto es contradictorio al pasar de un escenario a su vida normal; actuando es un torbellino de fuerza y agresividad y en sus formas, de hombre de la calle, es por naturaleza el antidivo total, callado, sencillo, amable, tímido. Fue guitarra solista del legendario y ya desaparecido grupo británico Taste. En estos dias, tiene su propia banda y, puede decirse, que es la más grande promesa que tiene la música de Inglaterra, de cara al mercado internacional. El es, Rory Gallagher.
Eran las siete de la tarde y me encontraba en Radio Luxemburgo, como invitado especial del programa de mi buen amigo Tony Prince. Estaba a punto de marcharme cuando Tony me habló de que Rory Gallagher tocaría por la noche en directo en el programa de Kid Jassen. Ya os podéis imaginar la alegría que me dió. Tony llamó al Hotel Hollyday, donde se encontraba hospedado Rory, que había llegado de Londres a Luxemburgo hacía muy pocas horas. Le dijo que estaba yo allí y que quería hablar con él. Quedamos citados a las doce de la noche en la misma emisora. La Villa Louvigny, donde se encuentran los estudios de Radio Luxemburgo, estaba muy cerca de mi hotel, por eso, hago el recorrido andando y así, de paso en paso, preparar la entrevista. Os confieso que esperaba encontrarme a uno de esos divos subido a un pedestal, orgulloso y rodeado de una plana que lo podía hacer inaccesible. Iba con muchas reservas a la entrevista, pero se disiparon pronto. Gallagher llegó a las doce y media, venía acompañado de otra persona que no conseguí, a lo largo de cuatro horas que estuvimos juntos, saber quién era. Llegó con una guitarra acústica y con una armónica. Nos presentó Dave Christian, que suplía a Kid Jassen por encontrarse éste enfermo. Como el programa no comenzaba hasta la una, en uno de los estudios de la emisora, Rory y yo, comenzamos una charla que se prolongaría hasta las cuatro de la mañana.
VR-¿Cuántos años tienes?

RG-Veinticuatro.

VR-¿Cuál es tu historia musical?

RG-Cuando tenía seis años me interesé por la música cuando el rock & roll se hacía popular. A los nueve años subí a un escenario por primera vez y a los doce toqué con bandas ambulantes, con una de estas bandas estuve en tu país, recuerdo que era un pueblo muy cerca de Madrid, que se llamaba Alcalá de Henares. Más tarde, me cansé de estas bandas, y en 1968 encontré a Taste, con los que permanecí hasta 1970, año en que me separé del grupo para hacer mi música con Wilgar Campbell a la batería y Gerry McAvoy al bajo.

VR-¿En quién te inspiraste para hacer tu música actual?

RG-Al principio el «skiffle»-nombre genérico para la música de rock que se toca haciendo ruidos con instrumentos caseros, esta denominación también se aplica para el primer rock inglés- hizo gran mella en mí. Luego Buddy Holly con sus tonadas fáciles pero llenas de ese sentimiento purísimo del rock de los primeros tiempos. En esta época, no entraba en honduras, pero apuntaba en mi mente el estilo de la época. Por aquel entonces yo tenía doce o trece años.

VR-¿Cómo formaste tu primera banda?

RG-Mi primera banda la formamos en Irlanda y tocábamos «skiffle», yo era el guitarra de esta banda de aficionados. Por aquel entonces yo usaba una guitarra normal. Más tarde, me compré una eléctrica y entré a formar parte de una banda ambulante. Para mí era maravilloso ver tantos amplificadores y aparatos, etc. Por esto me ilusioné. Yo tenía quince años y veía la gran oportunidad de mi vida. Copiábamos a los grandes grupos y hacíamos versiones muy curiosas.

VR-Volviendo a las bandas ambulantes, ¿Por qué en Irlanda están tan radicadas estas bandas?, parece que forman parte de la tradición irlandesa, aunque estén pasadas de moda…

RG-Naturalmente que sí, estas bandas van unidas al espíritu irlandés por la música, y a la vez, va íntimamente unido al afán de mostrar al público lo que se ha compuesto para diversión del mismo. El objeto de estas bandas era ir por los pueblos y comarcas distantes para que las gentes bailasen y se divirtieran. Musicalmente hablando, no eran muy buenas, pero tenían un sentido del espectáculo y entretenimiento de masas muy acentuado. Para ser franco, debo admitir que las bandas irlandesas son bastante buenas y hay algunas que gozan de extraordinaria reputación en Inglaterra e Irlanda, habiendo grabado muchos LP´s. Muchas gentes creen que estas bandas tocan temas irlandeses tradicionales, pero no es cierto, es una mezcla de rock, folk, «skiffle», etc.

La conversación con Rory es amena y agradable, sin darnos cuenta nos hemos pasado de la hora en que tenía que comenzar el programa especial de Radio Luxemburgo dedicado a su persona y obra musical. Nos dirigimos al estudio donde Dave Christian espera para comenzar un reportaje que se prolongaría hasta las tres de la mañana.
A partir de ahora nuestra conversación transcurre en el estudio central de la emisión, donde se emite para toda Europa el programa joven en lengua inglesa.
VR-Rory, ¿por qué se acabó Taste?

RG-Nos cansamos de tocar juntos y entonces dos del grupo se unieron para formar el grupo Stud, que tocan en una dirección jazzística. Mi música es distinta a la de ellos.

VR-¿Te gustaría tocar con tu banda actual en España?

RG-Me gustaría mucho hacer una gira por España. Este año no podrá ser, porque lo tenemos copado, pero quizás el próximo año iremos.

VR-¿Cuáles son tus guitarrístas favoritos?

Muddy Waters, Buddy Guy, Robert Johnson, Burt Jans y Martin Carcy, que es un guitarrísta irlandés de folk.

VR-¿Clapton?

RG-Sí, me gusta, pero…

El «pero» queda en suspense, y Rory evita seguir hablando de Clapton, la impresión que nos dió es que Clapton no le dice nada en estos momentos a Gallagher, lo mismo que a gran parte de la juventud británica, que ve en el genio, decaimiento de calidad y de ideas que le va a costar mucho levantar.

VR-¿Qué te gusta tocar más, la guitarra acústica o la eléctrica?

RG-Me entusiasma la guitarra acústica, aunque utilizo más la eléctrica en el escenario. Las acústicas las dejo para los momentos en que estoy tranquilo en casa. Cuando hago actuaciones en vivo, llevo las dos, para tocar dos o tres composiciones mías con acústica. En definitiva, me gustan las dos.

VR-Últimamente has venido de Alemania de una gira. ¿Tienes muchas giras programadas para esta temporada?

RG-Sí, vamos a ir a Suiza dos días y después tocaremos en Inglaterra. Después iremos a Noruega y nos pasaremos por Suecia, tambien dos semanas en Italia. Más tarde una gira de seis semanas por América y después una semana en Australia y otra en Japón.

Rory toca en Radio Luxemburgo algunas canciones en directo con su guitarra acústica. Toca una canción blues, original de un conocido músico irlandés de blues, el cual originalmente tocaba golpeando la guitarra con los nudillos; sin embargo, esto era demasiado difícil e inimitable para Rory, que se ha limitado a tocar la guitarra y cantar.
Bebemos mucha cerveza y nadie fuma. Las canciones del LP van sonando una a una para toda la escucha de Europa, cuando algo me gusta le hago un gesto significativo a Gallagher, que me contesta complacido. Mientras hago las fotos todos bromean sobre mi inexperiencia como fotógrafo. Llevamos ya algunas horas juntos y de la formalidad hemos pasado a una amistad que días después se consolidaría en Londres.
VR-La gente acude en masa a verte cada vez que haces una aparición en cualquier festival o similar, sin embargo, a la hora de comprar tus discos son mucho más esporádicos. ¿A qué crees que es debido ésto?

RG-Esto es lo fabuloso y a la vez lo malo de hacer demasiadas apariciones en público. Cuando te llaman o contratan para festivales y acudes a casi todos, los chicos y chicas te ven en vivo, que es de por sí bastante excitante para ellos, y entonces a la hora de comprar un LP se muestran reacios por el hecho de que con menos dinero te ven más tiempo, y tocas más horas en vivo; desde luego todos los que me vienen a ver me han conocido primero a través de los discos.

VR-¿Por qué te entusiasma tanto tocar en directo?

RG-Me entusiasma ir a festivales o simplemente tocar como invitado. Procuro no crearme los problemas que se crean otros grupos cuando, por ejemplo, empieza a llover y se funden los instrumentos y discuten, etc… yo si voy a un festival es principalmente por comunicarme con el público en vivo, los problemas técnicos son secundarios, así como los atmosféricos.

VR-Últimamente has viajado por varios países. ¿Qué diferencia encuentras entre el público alemán o suizo y el inglés o irlandés?

RG-No hay mucha diferencia realmente, excepto diferencia de caracteres. Por ejemplo, los suizos aplauden suavemente y bastante despacio. Los alemanes patean el suelo. Siempre hay ruidos intrínsecos de aprobación comunes a algunos países pero, en general, todos los públicos son iguales.

A continuación, Rory toca y canta un tema de Muddy Waters, Gipsy Woman; cuando termina me habla de una forma muy admirativa del hombre de blues americano y me cuenta cosas de una super-sesión que hace muy poco tiempo tuvo con él en Londres.
VR-¿Tiene algún estilo especial? ¿Cómo es él? Háblanos de esa sesión que hiciste con Muddy.

RG-Generalmente va muy preparado a sus grabaciones de estudio. Es un gran profesional. Muy metódico, si da un descanso en medio de la sesión de cinco minutos, sólo son cinco minutos y nada más. También exige mucha puntualidad para los ensayos. A pesar del sentido feliz que le da a su música, es bastante sobrio…

VR-¿Había alguien más de renombre en aquella sesión que hiciste con Muddy?

RG-Sí, estaban Steve Winwood, Mitch Mitchel, Rick Grech, Georgie Fame y otros más

Rory toca en directo otro tema de Muddy Waters
VR-¿Haces muchos arreglos de blues famosos como este tema de Muddy Waters?

RG-Realmente no arreglo temas de otros compositores. Lo que hago es oir algunos y crear nuevos temas. Es decir, temas originales de Rory Gallagher, con mi propio estilo y adaptados a mi forma de tocar. Siempre toco mis propias composiciones.

Algo que sorprende mucho al escuchar los discos de Gallagher es ese sonido tan especial que le da a la guitarra en algunos momentos. Sonido fruto de la utilización del dedal (slide).
R-¿Cómo empezaste a usar el slide en la guitarra?

RG-Cuando era más joven, yo ya había comenzado a experimentar con esta nueva forma de producir sonidos en la guitarra. Hacía que la guitarra llorase cuando el cuello de una botella de cristal restregaba el traste de arriba a abajo en ciertas notas.

(El uso «bottle neck» en términos musicales o técnicos, que significa «cuello de botella», se ha venido usando para tocar la guitarra en los medios musicales. El «bottle neck» consiste en una especie de dedal metálico que se pone en el dedo corazón para conseguir esos acordes tan estridentes)

RG-Actualmente se usan unos dedales adaptables a los dedos. Muddy Waters tocaba la guitarra de esta manera tan particular, consiguiendo sonidos desconocidos hasta ahora. Tambien Brian Jones tocaba la «guitarra chirriante», y yo, comencé a hacer esto cuando pertenecía a las bandas ambulantes, a pesar de lo extravagante que parecía en aquella época. Este sonido estridente me ayudó a conseguir nuevas notas en mis composiciones, últimamente no uso tanto el dedal, porque he aprendido a conseguir el mismo climax sin él.

VR-Cuando vas a grabar al estudio, ¿llegas allí y empiezas a improvisar para sacar cosas nuevas o… cómo haces?

RG-No, nunca llego al estudio sin nada «in mente». Cuando voy, ya he ensayado o grabado algo con antelación y allí lo perfecciono hasta conseguir lo que verdaderamente había concebido con anterioridad. Generalmente compongo siempre que tengo tiempo en las habitaciones de los hoteles, durante las giras, y guardo todas las notas que se me ocurren, luego cuando volvemos a casa las miramos y reestructuramos para grabar.

VR-Uno de los temas que más me gusta de tu nuevo álbum en directo es un blues que se titula «Bullfrog Blues», ¿cómo lo hiciste?

RG-Es una vieja canción tradicional y no recuerdo de quién es; Canned Heat la grabó también hace unos años. Era una de mis favoritas. Yo escribí nueva la letra en la segunda mitad de la canción. La letra habla de la leyenda de un médico que le curó el brazo a una rana. En definitiva es una canción típicamente tradicional.

El programa ha terminado. También hemos terminado con dos cajas de cerveza entre los cuatro. Son las cuatro de la mañana y todos nos sentimos ya con ganas de marcharnos a dormir. La última pregunta que le hago a Gallagher es sobre su banda actual.
VR-¿Vas a añadir algún instrumentista a tu grupo?

RG-Somos tres por ahora y nos arreglamos perfectamente. Quizás en un futuro admitamos nuevos componentes, pero por ahora siendo pocos nos da más campo de acción en el escenario y en todos los sentidos.

Éste es Rory Gallagher. El antidivo por naturaleza, el ídolo actual de la juventud progresiva británica. Veinticuatro años y un porvenir espléndido por delante como guitarra solista. En la puerta de Radio Luxemburgo nos despedimos, emplazándonos para, dos días después en Londres, verlo actuar como invitado suyo. Ojalá que esta amistad sirva al menos para que el próximo año Gallagher venga con su grupo a tocar a España. ¡El cielo nos escuche!