“Gallagher es uno de esos intérpretes difíciles de clasificar. Es un guitarrísta de culto y no por azar, pues en un saco de recursos se unían corrientes que provenían del blues, del rock, del mundo acústico y del country. Formó el trío de blues-rock Taste en 1965, pero cuando ya habían conocido el éxito la banda se disolvió.
A Rory se le asocia con una Strato Sunburst del 61 que había comprado a otro guitarrísta apenas iniciada su carrera. La verdad es que a Gallagher le importaba un pimiento el color y con el paso de las giras y los conciertos esa guitarra acabó tan destroyed que el color no podía apreciarse…..”.